#RodajeMinistérico: El día que salvé a Velázquez

#RodajeMinistérico: El día que salvé a Velázquez

A veces no somos conscientes del poder del Social Media. Nos centramos en números, analíticas, likes, retuits, que si imágenes, que si vídeo, que si la red de moda será tal o cual… Y nos olvidamos de lo fundamental: las personas.

La propia definición del Social Media, que muchas veces olvidamos, lo deja claro: ‘Medios sociales’, hechos por las personas para las personas. Somos nosotros (tú, tu vecino, un servidor y hasta tu cuñado) los que hacemos que las cosas sean virales (o no). Y entre tanta construcción de marca y demás, obviamos que es la gente la que da impulso a eso que llamamos ‘estrategia’ y son sus acciones lo que esperamos esperamos ver convertido en ‘resultados’.

El Social Media es cercanía, contacto, feedback. Es escucha y respuesta, es interacción Clic para tuitear

Podríamos hablar largo y tendido del mundo de los influencers o del fenómeno fan (que en la época en que vivimos tiene mucho de ‘Social Media’), pero ya nos detendremos en estas cuestiones más adelante.

En este post pretendo hablar de una práctica inédita hasta la fecha que vimos en el episodio 5º de ‘El Ministerio del Tiempo’, una serie que, si eres seguidor de mi web, sabrás que me apasiona.

Hace unos meses, a primeros de noviembre, lanzaron una iniciativa pionera en nuestro país: El #RodajeMinistérico. Javier Olivares, director de la serie, había diseñado una escena en la que los extras serían los fans, aquellos que en su día inundaron Twitter con mensajes para la renovación de la serie.

Pablo Lara y Agus Alonso se encargaron del resto. En 3 días recibieron más de 1.200 solicitudes para solo 50 plazas. Una de ellas, la mía. Y desde aquel día tengo unas notas escritas para montar este post que estás leyendo.

El Social Media es mucho más que, como me han dicho alguna vez, ‘poner un tuit’. Es incluso más que diseñar toda una estrategia, un discurso, una agenda con hitos informativos. El Social Media es cercanía, contacto, feedback. Es escucha y respuesta, es interacción.

Y este es el ejemplo más claro que me he encontrado. Meter a 50 personas sin experiencia en televisión dentro de un plató, en el rodaje de una serie con un Premio Ondas, enseñarles a llevar los tiempos de producción, a colocarse… Y que todo salga bien.

VÍDEO | ASÍ FUE EL #RODAJEMINISTÉRICO

 

1.200 SOLICITUDES EN 3 DÍAS

El trabajo de la ‘Producción para Internet’ (ojo a este área) que dirige Pablo Lara fue digno de elogios. Leer 1.200 solicitudes, llamar uno a uno a 50 seguidores, recibirlos, acompañarlos en cada momento, atender sus solicitudes… Sin perder la sonrisa. Sabiendo que ellos son ‘Social Media’, que tuitearán cada momento, que escribirán posts como este, que hablarán y hablarán de su experiencia… Eso es interacción que va del 2.0 al 1.0. Ese boca a boca vale más que muchos retuits… Y eso sí es Social Media, de la más alta categoría.

Así que, desde estas líneas, permíteme dar la enhorabuena a Pablo Lara y a Agus Alonso, que siguen innovando desde RTVE, demostrando que las redes sociales son mucho más de lo que parecen (y dan aún más todavía). Y también a Javier Olivares, por tener la destreza de ver que una acción así aumentaría exponencialmente el (mucho) ruido que la serie hace habitualmente en redes sociales.

Ahí está el resultado. Líder de la noche con un 13,3% de share y 2.473.000 espectadores.

Por cierto, en el capítulo me tocó evitar que Velázquez (Julián Villagrán) cayera al suelo. En el primer ensayo ni siquiera supe que lo tenía que coger. Fue espontáneo. Creo que acabé cogiéndole unas 34 veces. A modo de anécdota, aquí está el momento.

 

MÁS | Ver el capítulo ‘Un virus de otro tiempo’ de El Ministerio del Tiempo